Indicadores básicos, situación de Salud en las Américas, año 2016

Publicado el en la categoría: Biblioteca de Salud Pública
Portada, Indicadores básicos de salud de las americas

Desde 1995 la Organización Panamericana de la Salud (OPS) ha publicado anualmente Situación de Salud en las Américas: Indicadores Básicos de forma ininterrumpida, el cual representa el conjunto mínimo de información necesario para la caracterización de la situación de salud en la Región.

En esta edición, y con un formato diferente, se introducen nuevos indicadores, resultado de un proceso de revisión de los indicadores básicos dentro de la Iniciativa Regional de Datos Básicos de Salud. El nuevo grupo de indicadores incluye, entre ellos, factores de riesgo, la mortalidad por grandes grupos según la lista de causas de la Carga Global de Enfermedad y nuevas tasas de mortalidad específicas.

Para el replanteamiento de esta publicación se tuvieron en cuenta iniciativas regionales y globales como el Plan de Acción para la Prevención y el Control de las Enfermedades no Transmisibles, la Estrategia para el Acceso Universal a la Salud y a la Cobertura Universal de Salud de OPS y la Lista de Referencia Mundial de los 100 Indicadores Básicos de Salud de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Para llevar a cabo el monitoreo de los avances de las iniciativas de salud, así como para medir las inequidades de salud entre los países y dentro de cada país, es imprescindible incidir en mejorar la calidad, confiabilidad y isponibilidad de los datos e indicadores con los cuales se mide el impacto de las políticas de salud. En palabras de Sir Michael Marmot, “es difícil medir el progreso si no tenemos buenos datos”.

Este año, como parte del análisis, en la publicación se tratan tres retos regionales actuales:
• Se presenta un breve análisis de la probabilidad incondicional de morir prematuramente por las cuatro principales enfermedades no transmisibles (ENT) en las Américas ya que este grupo representa un gran desafío para el desarrollo social y económico de la Región.
• Las diferencias notables en la calidad de la información de mortalidad, medida a través del indicador de causas de muerte poco útiles, que subrayan firmemente la necesidad crítica del fortalecimiento de las estadísticas vitales en la Región.
• La desigualdad en salud de la esperanza de vida al nacer, alerta sobre las diferencias sustanciales entre los países de la Región.

Los nuevos indicadores presentados se agrupan según la clasificación propuesta por la OMS: estado de salud, factores de riesgo, cobertura de servicios y sistemas de salud. Asimismo, se identifican los indicadores de salud que orresponden a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Finalmente, se proporciona información sobre 81 indicadores básicos de 49 países y territorios, así como las subregiones de la Región de las Américas.

La publicación es el resultado del trabajo colaborativo entre la OPS, los países y territorios de las Américas. Los principales participantes han sido los ministerios de salud, las agencias nacionales de los países, los institutos de estadística y las agencias internacionales del Sistema de las Naciones Unidas. Los datos han sido recopilados, procesados, revisados y validados en la OPS por el equipo técnico de la Unidad de Información y Análisis de Salud en colaboración con los departamentos de Enfermedades Transmisibles y Análisis de Salud, Enfermedades No Transmisibles y Salud Mental, Familia, Género y Curso de Vida y su Centro Latinoamericano de Perinatología y Desarrollo Humano (CLAP), Sistemas y Servicios de Salud y el Programa Especial de Desarrollo Sostenible y Equidad en Salud.

Hoy, más que nunca, es fundamental contar con un sistema nacional de información para la salud sólido, al mismo tiempo que asegurar que construimos sistemas interconectados e interoperables para monitorear el progreso logrado hasta ahora y mejorar la calidad de la información requerida para la toma de decisiones en salud pública y el desarrollo de políticas de salud.

Espero que esta nueva propuesta continúe siendo una fuente invaluable.

Fuente: http://www.paho.org/