Análisis de datos cualitativos en la investigación social

Publicado el en la categoría: Biblioteca de Salud Pública
Análisis de datos cualitativos en la investigación social

Procedimientos y herramientas para la interpretación de información cualitativa

 

Patricia Schettini, Inés Cortazzo

 

 

Cuando las autoras decidieron introducirse en la minuciosa tarea de producir un material que integre los desafíos y las dificultades a las que nos enfrenta ese maravilloso y creativo momento del análisis de datos en toda investigación cualitativa, creo que no se imaginaban que el resultado de esa labor se convertiría en un libro de cinco capítulos, que nos pondrá a los lectores frente a grandes consejos sobre cómo enfrentarnos a lo multifacético y multidimensional de toda experiencia de construcción de conocimiento.

 

Desde el inicio del libro, con la presentación de los aspectos generales del análisis de datos cualitativos, ambas especialistas nos advierten que encarar la tarea de analizar datos cualitativos significa asumir posturas tanto académicas como ideológicas y es justamente ese posicionamiento el que nos enfrentará a los apasionantes retos de la riqueza analítica que nos llevará a lo más profundo del fenómeno estudiado.

 

Por otra parte, Inés y Patricia sugieren y perciben un vacío sobre el tema del análisis de datos en la bibliografía metodológica de la investigación social y es así que, sin ánimo de caer en recetas mágicas o formulismos rígidos, nos proponen un reto hacia el fascinante camino de descubrir lo profundo de las vivencias, de los sentidos, de las voces de los sujetos que participan de la tarea investigativa.

 

Y en esta invitación nos señalan entonces aquellos obstáculos con los que se enfrenta el investigador en la tarea de analizar los datos; ellos son los de la representatividad, la fiabilidad y la validez; elementos que son desarrollados profunda y reflexivamente en la letra del libro; sin perder de vista que cada uno de ellos va de la mano de las estrategias que se propone el investigador en el proceso de su investigación.

 

En el capítulo II, las autoras nos presentan los aspectos básicos de las diferentes perspectivas teóricas que dan lugar a los diversos métodos de análisis cualitativo y con ello, ponen a nuestro alcance las formas en que se pueden dar los tratamientos de la información recogida en la tarea de campo; sin perder de vista que el enfoque utilizado proviene siempre de alguna de las diversas corrientes teóricas, que se suceden históricamente y que muchas veces comparten características.

 

Las investigadoras realizan a lo largo del capítulo un despliegue de los diferentes métodos de análisis de datos -descriptivos, exploratorio, teóricos- y obviamente de sus consecuentes supuestos epistemológicos. Nos muestran como toda herramienta metodológica se enmarca indefectiblemente en un proceso analítico, pero también, histórico y contextual, que circunscribiendo el campo propio de la investigación cualitativa.

 

Y llegamos al capítulo III. Aquí nos encontramos con lo que las autoras denominan bloques y momentos de la investigación. La importancia de pensar en estos momentos del proceso investigativo radica –y así lo afirman ellas- en que la tarea del análisis no es extraña al proceso de investigación en su conjunto; …el análisis comienza en el mismo momento en que estamos pensando en el problema, las técnicas de recolección de información, el registro de las notas.

 

No puede reducirse a una etapa o a un paso más de la investigación. Es por ello que ambas coinciden en que existe una marcada correspondencia entre el trabajo de campo y el análisis; ya que al investigar lo que se intenta es llegar a los distintos puntos de vista de los sujetos con los que trabajamos. Analizar e interpretar aquella pluralidad de perspectivas que nos muestran los puntos de vista a veces coincidentes y a veces contrapuestos entre el investigador y los sujetos.

 

Esto nos obliga a prepararnos rigurosamente a la hora de encontrarnos en la tarea investigativa. Nos transmitirán aquí las autoras su experiencia en términos de cuáles son los preparativos que debe tener en cuenta un investigador cualitativo: cómo ingresó al campo y recolectó la información; como almacenó lo recabado; cómo analizó y construyó los datos y, por último, cómo los presentó.

 

Ya en el capítulo IV, Inés y Patricia se adentran en la específica tarea del proceso del análisis propiamente dicho y aquí su primer advertencia nos obliga casi a repreguntarnos si estamos preparados o no para semejante tarea: … cuando encaramos la tarea de analizar se produce en nosotros incertidumbre, desazón, angustia ya que se confrontan la interpretación de los sujetos, la comprensión del mundo simbólico (representado y organizado por el lenguaje) y de sus prácticas o acciones concretas.

 

Sin embargo, algo en ello nos alienta cuando nos aseguran que el momento de análisis es la parte más creativa (y por ello apasionante) de la investigación y que requiere más tiempo y cuidado que la recolección misma de la información.

 

Llegamos aquí –nos dicen ellas- a un momento crucial; nos encontramos a solas con todos nuestros archivos orales, escritos y ahora hay que armar nuestro rompecabezas.

 

Claro que no estamos tan solos; tenemos un sinfín de teorías para auxiliarnos en la interpretación y aun así se nos llena el cuerpo de preguntas: ¿Cómo articularlas con nuestros datos? ¿Cómo se maneja la información para hacer surgir esa enorme cantidad de conceptos y proposiciones que sugiere el análisis cualitativo? ¿Qué hacer con una información tan diversa? ¿Cómo hacer creíble aquello que decimos haber hallado y en consecuencia interpretado? ¿Cómo elijo qué analizar? ¿Qué recorte hago? ¿Qué es lo que me hace aislar un fragmento y no otro? ¿Qué pretendo con el análisis? ¿Por qué elegí esta estrategia? ¿Qué ventajas implica? ¿Cómo descarto información? ¿Qué significa ese descarte? ¿Qué me sucede como investigador al descartar?

 

Pero es justamente este libro el que nos acerca algunas respuestas.

 

Por último, el capítulo V nos presenta una cuestión fundamental de toda investigación y su consecuente análisis de datos: La escritura de textos científicos; porque si todo lo investigado, todo lo interpretado, todo lo comprendido sobre una realidad estudiada no puede ser puesto en palabras, tanto trabajo no tiene sentido alguno.

 

Escribir un texto científico nos da la posibilidad de compartir con colegas, con la comunidad científica. Con la comunidad en general, nuestras interpretaciones sobre lo que estudiamos y las interpretaciones que como científicos producimos a partir de nuestro trabajo.

 

Pero no se trata solo de compartir interpretaciones sino también de debatir sobre los nuevos interrogantes que nos plantea una investigación. Toda investigación se inicia con un tema acotado, con preguntas, con incógnitas y siempre a lo largo de ella aparecen nuevos interrogantes que abren nuevos caminos y, a veces, son más importantes e interesantes que nuestras propias afirmaciones.

 

Existen diversas formas de divulgar nuestra tarea investigativa: ponencias en congresos, artículos de revistas, capítulos de libros y la tan preciada tesis a la que todo investigador apunta. Para ello, este capítulo nos presentará algunos pasos y momentos a tener en cuenta cuando de divulgar conocimiento se trata.

 

Para ello, las autoras ponen en un lugar privilegiado también al lector; porque escribir nos obliga a imaginarlo. ¿Quién será? ¿Cuáles son sus intereses? ¿Qué esperará encontrar en lo que lee? Sin embargo, no debemos desanimarnos ni autopresionarnos. A escribir se aprende con el tiempo, con la práctica y con la perseverancia. Lo que no debemos perder de vista es la rigurosidad, la profundidad y la seriedad con la que deben ser presentados los resultados de nuestro trabajo.

 

Por último, me atrevo a decir que con este libro se están dando importantes pasos para saldar aquel vacío conceptual que existe en la bibliografía de la metodología cualitativa. Los invito a leerlo, a disfrutarlo y a beneficiarse con los consejos y lecciones de dos indiscutibles investigadoras con una vasta y exhaustiva experiencia en investigación social.

 

La Plata, 20 de mayo de 2015
Victoria Trindade